mayo 25, 2020
Coronavirus

Presidente Piñera da inicio a pago de Ingreso Familiar de Emergencia: “Somos una gran familia, y una familia nunca deja solos a ninguno de sus miembros”

Presidente Piñera da inicio a pago de Ingreso Familiar de Emergencia: “Somos una gran familia, y una familia nunca deja solos a ninguno de sus miembros”
El Mandatario destacó que el primer pago se realizó en forma adelantada este sábado a 499 mil hogares vulnerables con ingresos informales y llegará a casi dos millones en los próximos días. Además, comprometió acelerar la entrega de canastas del plan “Alimentos para Chile”.

El Presidente de República, Sebastián Piñera, dio inicio al pago del Ingreso Familiar de Emergencia, un beneficio para las familias vulnerables con ingresos informales afectadas por la situación económica provocada por la pandemia de Covid-19.

El sábado se realizó el primer pago automático a 499 mil familias, alcanzando a 1.771.000 personas. En tanto, 1,2 millones de hogares, que incluyen a 3 millones de personas, recibirán el Ingreso Familiar de Emergencia, correspondiente al primero de los tres meses que abarca este beneficio, el próximo 10 de junio.

El segundo y tercer pago de este Ingreso Familiar de Emergencia, se realizará 30 y 60 días después de efectuado el primer pago.

“Somos una comunidad, una gran familia. Y una familia nunca deja solos o abandonados a ninguno de sus miembros”, dijo el Mandatario en un acto en el Palacio de La Moneda en el que estuvo acompañado por los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel.

“Gracias al esforzado y eficaz trabajo de muchos funcionarios públicos, hemos podido adelantar el pago de este beneficio”, destacó el Jefe de Estado.

El Ingreso Familiar de Emergencia beneficiará a los hogares pertenecientes al 60% más vulnerable y cuyos ingresos provengan principalmente de trabajos informales.

El monto del beneficio depende del tamaño de la familia. Será de 260.000 pesos para una familia de 4 y de 345.000 pesos para una familia de 6 personas, en hogares totalmente informales.

Además, llegará a cualquier familia perteneciente al 80% más vulnerable del país, según la Calificación Socioeconómica del Registro Social de Hogares, que no cumpla con los requisitos previamente señalados, pero que tenga al menos un adulto mayor de 70 años o más que reciba Pensión Básica Solidaria (PBS), beneficiando a 244 mil hogares.

El beneficio dura tres meses. En el primer mes, los hogares recibirán el 100% del monto que les corresponde, según su tamaño; en el segundo recibirán el 85%; y el tercer mes el 70%.

“La principal prioridad, preocupación y ocupación de nuestro Gobierno en estos tiempos duros y difíciles para nuestro país, ha sido proteger a todas las familias chilenas, y con una dedicación, cuidado y cariño muy especial, a las familias más vulnerables y de clase media”, dijo el Mandatario.

Este aporte irá directo al bolsillo de los hogares y no sufrirá ningún descuento, teniendo un costo fiscal total que superará los US$830 millones en tres meses.

El Presidente destacó la creación de una Red de Protección Social que ya alcanza a 10 millones de chilenos, con medidas como el ingreso familiar de emergencia, el Bono Covid-19, la Ley de Protección al Empleo, la devolución anticipada de la retención de impuestos para quienes tienen boletas de honorarios y los créditos otorgados a empresas que necesitan liquidez para enfrentar los efectos económicos derivados de la expansión del Coronavirus.

A ello se suma el programa “Alimentos para Chile”, que el viernes comenzó la distribución de canas con productos no perecibles y de higiene a 2,5 millones de hogares y 8 millones de personas en todo el país.

“Sabemos que estas canastas de alimentos no resuelven todos los problemas. Pero sí sabemos que ellas representan una ayuda y un alivio urgente, necesario y merecido para millones de familias chilenas”, dijo el Presidente, quien destacó el compromiso del Gobierno de acelerar la entrega.

“Somos una comunidad, una gran familia. Y una familia nunca deja solos o abandonados a ninguno de sus miembros. Por eso, todos los presidentes deben actuar como un buen padre de familia: preocuparse y ocuparse de todos sus hijos, pero con un cuidado, dedicación y cariño muy especial, preocuparse y ocuparse de los más vulnerables y de los que más lo necesitan”, concluyó el Jefe de Estado.